EL ASESINO DE SANTA CLAUS

Estándar

Por Arthur Alan Gore

El pequeño Ismael estaba seguro que Santa Claus existía, porque el mismo lo había degollado la noche anterior. Al acercarse la hora del recreo, el niño se inquieto, pues su mochila apestaba. Entre los olores de tortas, quesadillas y fruta picada que el resto de los alumnos guardaban en sus loncheras, bajo los pupitres, se fue colando el tufo a muerto de la mochila de Ismael inundando el salón entero. El muchacho apretó el bulto entre las piernas. Faltaban cinco minutos para que sonara el timbre que anunciaba el recreo. Sería el último día en que Vanesa se burlara de él, porque a sus 11 años seguía creyendo en santa Claus. En medio de el recreo, la llamaría para que se metieran juntos al laboratorio de química y le pediría que cerrara los ojos… pondría la cabeza cercenada en las manos del estúpida niña. Entonces sonó la campana.

La estampida conocía de sobre el camino hacia el patio, en donde la tienda cooperativa podría surtir de golosinas a quienes no habían traído comida de su casa, ya esas horas sus tripas se deshacían en gruñidos. Ismael fue el único que se levanto despacio, ceremoniosamente. Vanesa paso caminando junto a su pupitre con un contoneo que pretendía ser sensual, pero a sus 10 años parecía francamente ridículo, más con las calcetas subidas para cubrir los raspones de sus rodillas. Llevaba un frutsi de uva abierto con los dientes por la base y lo succionaba con delicadeza.

Ismael se le quedo mirando, mientras se echaba la mochila al hombro. Vanesa se retiro el envase de los labios y le mostro una sonrisa amplia, en donde destellaban sus frenos como hojas de hoces. Después le mostro la lengua; estaba morada.

-Faltan dos días para que salgamos de vacaciones… eso significa, dos semanas para Nochebuena y… ¿Qué le vas pedir a Santa pequeñuelo?-le dijo la niña con toda su mala leche. Ismael se rio para sus adentros.

-Nada en especial, oye, ¿Por qué no nos vemos en el laboratorio de química en dos minutos? Vanesa sorbió prolongadamente del bote de frutsi.

-Vaya, con qué quieres estas solito conmigo… ¿y no te da pena que vayan a decir que somos novios, tontín?- mientras hablaba, enredaba sus dedos en una de sus amarillas trenzas.

Ismael pasó enfrente de ella, con la mochila al hombro:

-Te tengo una sorpresa, pero antes necesito pasar al baño. Después salió del salón. Camino al baño con la cabeza de Santa Claus en medio del cuaderno de matemáticas y el de civismo, Ismael pensó en lo mucho que le dolían los dedos. Incluso le había salido llagas. Todo por querer desprender el solo la cabeza del cuerpo de Santa Claus. Obviamente no había podido. El duende tuvo que echarle una mano. Mientras Ismael había propinado había propinado cuchilladas inútiles, al duende le basto con tres buenos golpes con el hacha que traía en la cintura. Afortunadamente la cabeza ya no sangraba, así que Ismael no ensucio el camino del aula hasta el baño. Cerró la puerta, se bajo el cierre y comenzó a orinar.

-¿Quihubo, pinche Isma… ya le dejaste tus dientes al ratón?- un chico le propino un manotazo en la nuca antes de salir corriendo de el baño. Ismael sintió que la rabia lo invadía.

-Es el ultimo día que se burlan de mi- se dijo mientras imaginaba a Vanesa, huyendo de el laboratorio después de haber tocado la cabeza inerte de Santa Claus. Ismael no le hecho agua al mingitorio ni se lavo las manos. Esperó en vano a que el duende acudiera a su cita y como no lo hizo salió antes de que el recreo concluyera.

-Ya vendrá después- dijo al salir del baño.

Cuando ya no había nadie, una cabecita verde salió de uno de los retretes y grito desesperadamente  escupiendo un poco de agua:

-¡Niño… pronto… ven aquí! ¡Nos descubrieron!

Antes de que otro niño penetrara en el baño, algo jalo al duende de los pies y lo volvió a zambullir en el agua.

Ismael encontró a Vanesa admirando los instrumentos de laboratorio. Cuando entro la niña se sobresalto.-Ah pensé que me ibas a dejar plantada. Ismael se acerco, corriendo el cierre de su mochila

-Cierra los ojos, Vane…te traje un regalito. La niña lo obedeció. Detrás de los gruesos lentes de fondo de botella, a sus ojos verdes los cubrieron los parpados como si fueran dos telones de teatro. Paro los labios en espera de un beso.

Ismael tomo la cabeza por el cabello. Ni siquiera le había quitado el gorro rojo. Ya disfrutaba anticipadamente el grito que pegaría la niña. En ese momento la profesora Ángela entro en el laboratorio:

-¡Ismael, que bueno que esas aquí!

Vanesa dio un brinco hacia atrás:

-¡Yo no hice nada!

La maestra tomo al chico del brazo y se lo llevo a jalones. El trataba de cerrar la mochila para que la profesora no alcanzara a ver su contenido.

Mientras esperaba a solas en la dirección, Ismael recordó el día en que el duende se le apareció. Fue poco después de jalar la cadena del retrete en el baño de la escuela. Le dijo que solo así podía salir a este mundo.

-Lo vamos a matar, tenemos un plan- le confió la criatura.

-¿Y por qué yo, porque he de ayudarte?- inquirió Ismael.

– Porque eres el número uno en la lista negra.

Entonces la lista negra existía. Por eso Santa Claus nunca le traía nada. Pero Ismael lo veía, atreves de las ventanas, dejando juguetes en la casa de los niños que se portaban bien y que no creían en su existencia. Como Vanesa, quien lo delato por toda la escuela como un niño ingenuo después de que él se negó a darle un beso. Pero siempre estrenaba muñecas en 25 de diciembre.

A Ismael nadie lo mandaba a dormir en Nochebuena. Papa siempre estaba de viaje y mama, encerrada en su cuarto con dolor de cabeza. El duende le había explicado todo.

El no es ningún viejo regordete y bonachón. Es un oso gruñón y dictatorial que duerme todo el año, mientras nos obliga a fabricar los juguetes. En la Nochebuena se levanta, reparte los obsequios y se para el cuello con la gloria que debe corresponder a los duendes. “Ahora hemos decidido asesinarlo”. Pero debe ser de este lado de el mundo, porque de él otro lado el es intocable. El duende había dicho que junto con un grupo de insurrectos se había puesto de acuerdo para adelantar un par de semanas el reloj que despertaba a Santa Claus antes de navidad. Los duendes insurrectos borrarían el nombre de Ismael de la lista negra y lo pondrían en la de niños buenos. Así, sería el primer niño que Santa visitaría para dejarle sus regalos, pero con dos semanas antes de navidad. Ismael lo espero en su casa, escondido como le aconsejo el duende. Y cuando Santa Claus entro a su casa, el niño se le fue encima con el bastón con que su padre aseguraba el coche. Los duendes insurrectos, que se había ocultado después de salir por el retrete de la casa de Ismael, se llevaron el cuerpo de Santa Claus. Antes, lo degollaron con un hacha, como Ismael lo había solicitado, teniendo cuidado de no manchar la alfombra de sangre. Los duendes le entregaron la cabeza de santa Claus y se retiraron. Ismael les dijo que les entregaría la cabeza al día siguiente, en el baño de la escuela, después de asustar a Vanesa. Los duendes se encargarían de desaparecerla.

Ellos le aseguraron, que de ahora en adelante, llevarían obsequios a los niños malos en navidad, mientras que los buenos se quedarían con las manos vacías. La idea emocionaba al niño. Mama entro en la oficina del director. Tenía la cara hinchada de tanto llorar. Se sentó junto a Ismael; le explico que algo horrible había sucedido y que papa no regresaría a la casa con ellos nunca más.

-Tu padre adelanto su viaje, hijo, para darte una sorpresa de navidad…

Ismael apretó la mochila contra el pecho. Creyó comprenderlo todo de golpe. Vanesa decía la verdad…

-Mama,…yo. Dijo con un nudo en la garganta.

En ese momento papa entro en la oficina, hecho un energúmeno.

-¡Clara, no te le acerques a mi hijo!

-Por favor, Enrique, aquí no…-suplico la madre. El padre fuera de sí jaloneo a su mujer por lo hombros:

-¡Dile! ¡Dile, que al fin ya esta grande! ¡Dile que aprovechabas mis viajes para acostarte con tu amante! ¡Dile que eres una cerda pervertida que le pidió que se disfrazara de Santa Claus para hacer el amor!

-¿Qué?-pregunto confundido Ismael.

El padre volteo a mirarlo con los ojos inyectados.

-Hoy por la mañana encontraron el cuerpo de el muy cabron, sin cabeza. Parece que alguien se me adelanto para hacer justicia-resalto las últimas palabras para herir a su esposa- la policía encontró una foto de tu mama y una carta de amor entre las ropas de el muerto. Llamarón a la casa y tu madre tuvo que ir a declarar que efectivamente, lo estaba esperando la noche anterior. Yo llegue a casa poco después y fue ella quien me lo conto todo. Y en algún lugar del polo norte un grupo de duendes insurrectos era sometido a las más crueles torturas.

Sockets TCP en java

Estándar

Este es un ejemplo muy sencillo de un programa con sockets TCP; para el servidor solo se tiene que dar el numero del puerto que se va a usar y para el cliente la direccion ip(localhost si se esta probando en una sola maquina) y el puerto. El programa permitira enviar mensajes desde el servidor a el cliente y terminara la conexion cuando se escriba bye.

java_sockets_tcp

filosofos comensales java

Estándar

En la escuela nos dejaron hacer un programa multihilo que simulara y solucionara el problema de los filosofos comensales que como yo lo entendi se trataba de 5 filosofos que tenian un plato y un tenedor; cuando quieren comer necesitan usar su tenedor y el de al lado para comer por lo que cuando uno come otro se queda sin tenedor. En el programa cada hilo es un filosofo y mediante la instruccion synchronized se evita que un filosofo coma si su tenedor esta ocupado. Los demas detalles se entienden con el codigo.

comensales

Feist Honey Honey

Estándar

Hace unos pocos dias estaba yo viendo la tele cambiando de canal en canal y no encontraba nada interesante  hasta que pase por el 11 y una cancion algo psicodelica y con unos muñequitos algo lugubres capto mi atencion. Era un grupo llamado feist que yo en mi vida habia escuchado pero me pareceio increible la cancion que escuche y por eso me doy la libertad de compartir el video.

honey honey

Transmuliplexor

Estándar

Un transmultiplexor como su nombre lo indica es un dispositivo que permite multiplexar señales, en otras palabras permite combinar varias señales en un solo canal y posteriormente recuperlas sin perder informacion.
La forma mas simple de un transmultiplexor es:

diagrama1

y su implementacion en c seria algo parecido a:

#include <conio.h>
#include <stdio.h>
#define XN 4
#define HN 6

void imprimir(float numero[],int m,char *titulo){
 int i;
 printf(“\n%s\n\n”,titulo);
 for( i =0;i<m;i++){
  printf(” %4.2f “,numero[i]);
 }
}
void main(){
 float XA[XN]={1,2,3,4};
 float XB[XN] = {4,3,2,1};
 float H0[HN] = {0,-0.125,0.25,0.75,0.25,-0.125};
 float H1[HN] = {0,-.25,.5,-.25,0,0 };
 float G0[HN] = {0,0.5,1, 0.5, 0 ,0};
 float G1[HN] = {0, -0.25, -0.5, 1.5, -0.5, -0.25};
/* float H0[HN] = {0.5,0.5};
 float H1[HN] = {-0.5,0.5};
 float G0[HN] = {1,1};
 float G1[HN] = {1,-1};*/
 float YA1[2*XN];
 float YA2[2*XN+HN-1];
 float YB1[2*XN];
 float YB2[2*XN+HN-1];
 float X[2*XN+HN-1];
 float XA1[2*XN+2*(HN-1)];
 float XA2[XN+HN-1];
 float XB1[2*XN+2*(HN-1)];
 float XB2[XN+HN-1];
 float sal1[XN];
 float sal2[XN];
 int i,j;
//FILTRO DOWN UP FILTRO
//upsampling
 clrscr();
  for(j=0,i =0;i<XN;i++,j++){
   YA1[j]=XA[i];
   YB1[j]=XB[i];
   j++;
   YA1[j]=0;
   YB1[j]=0;
  }
//filtros G
  for(i = 0;i<2*XN+HN-1;i++){
   YA2[i]=0;
   YB2[i]=0;
  }
  for(i = 0;i<2*XN;i++){
   for(j=0;j<HN;j++){
    YA2[i+j]=YA2[i+j] + YA1[i]*G0[j];
    YB2[i+j]=YB2[i+j] + YB1[i]*G1[j];
   }
  }
//suma
  for(i = 0;i<2*XN+HN-1;i++){
   X[i]=YA2[i]+YB2[i];
  }
//filtros H
  for(i = 0;i<2*(XN+HN-1);i++){
   XA1[i]=0;
   XB1[i]=0;

  }
  for(i = 0;i<2*XN+HN-1;i++){
   for(j=0;j<HN;j++){
    XA1[i+j]=XA1[i+j] + X[i]*H0[j];
    XB1[i+j]=XB1[i+j] + X[i]*H1[j];
   }
  }
//downsampling
  for(j=0,i=1;j<(XN+HN-1);){
   XA2[j] = XA1[i];
   XB2[j] = XB1[i];
   i = i+2;
   j++;
  }
//acomodar
  for(i=0;i<XN;i++){
   sal1[i] = XA2[i+(HN-1)/2];
   sal2[i] = XB2[i+(HN-1)/2];
  }
  imprimir(YA1,2*XN,”UPSAMPLE”);
  imprimir(YA2,2*XN+HN-1,”CONVOLUCION”);
  imprimir(YB1,2*XN,”UPSAMPLE”);
  imprimir(YB2,2*XN+HN-1,”CONVOLUCION”);
  imprimir(X,2*XN+HN-1,”SUMA”);
  imprimir(XA1,2*(XN+HN-1),”CONVOLUCION”);
  imprimir(XA2,XN+HN-1,”DOWNSAMPLE”);
  imprimir(XB1,2*(XN+HN-1),”CONVOLUCION”);
  imprimir(XB2,XN+HN-1,”DOWNSAMPLE”);
  imprimir(sal1,XN,”Se¤al 1″);
  imprimir(sal2,XN,”Se¤al 2″);
 getch();
}

Ley A

Estándar

La ley A es una regla de codificación (conversión analógica a digital) en la que se utiliza cuantización no uniforme. La cuantización no es uniforme a lo largo de todo el intervalo dinámico, sin embargo se definen segmentos dentro de los cuales se realiza cuantización uniforme. Algunas de las características de la ley A son las siguientes: 

–          El ADC utilizado es de tipo midraiser. 

–          La tasa de muestreo es de 8000 Hz.

 –          Se utilizan 8 bits para codificar cada muestra, por lo que la tasa de transmisión de bits resultante es de 64 kb/s.

 –          Se supone que el intervalo dinámico es de 8192 unidades y que dicho intervalo es simétrico, por lo tanto se tienen 4096 unidades para cada polaridad (A). El bit más significativo del código se utiliza para definir el signo y los 7 restantes para la magnitud. Las características que se enuncian a continuación se refieren a la polaridad positiva, y para la polaridad negativa se tendrán características análogas

–          Las 4096 unidades se dividen en 8 segmentos no uniformes (de diferentes tamaños). Cada segmento es representado por los 3 bits más significativos de la magnitud.

 –          Dentro de cada segmento, sin embargo, la cuantización es uniforme. Los cuatro bits menos significativos se usan para codificar las magnitudes dentro de cada segmento, lo que implica que cada segmento es dividido en 16 intervalos del mismo tamaño. Desde luego, los intervalos dentro de un segmento son de tamaño distinto a los intervalos de otro segmento.

 –          Los segmentos 1 y 2 (los correspondientes a las magnitudes más pequeñas) están compuestos de 32 unidades cada uno. Puesto que sólo se tienen 16 códigos para cada segmento, en este caso los intervalos son de 2 unidades cada uno. El mapeo de las señales analógicas de entrada a las magnitudes discretas de salida es el que se describe en la tabla.

 –          El segmento 3 está compuesto por 64 unidades, como consecuencia los intervalos de cuantización son de 4 unidades.

 –          El segmento 4 está compuesto por 128 unidades, como consecuencia los intervalos de cuantización son de 8 unidades; en el segmento 5 hay 256 unidades, lo que implica intervalos de 16 unidades, y así sucesivamente hasta llegar al segmento 8.

dibujo

Basado en la codificacion de Ley pongo a su disposicion una serie de funciones en matlab que permiten obtener las muestras de una señal y codificarlas en ley A con la inversion de signo que se aplica normalmente

c_sistecominvertitm 

Ademas de obtener los codigos tambien genera una grafica parecida a la siguiente

1

Una vez que se cuenta con los codigos es relativamente facil hacer que un microcontrolador(PIC,AVR,etc) envie los los bits de forma serial a el circuito integrado MC145503 que transformara los bits en una señal analogica. Esto es muy utilizado en transmisiones de telefonia alambrica.

Para mayor informacion acerca del funcionamiento del CI basta con buscar la datasheet.

Humorismo triste

Estándar
Un poema de Luis G. Urbina
Humorismo Triste

¿Que si me duele? Un poco; te confieso
que me heriste a traicion; mas por fortuna
tras el rapto de ira vino una
dulce resignacion. Paso el exceso.

¿Sufrir?¿Llorar?¿Morir?¿Quien piensa en eso?
El amor es un huesped que importuna;
mirame como estoy; ya sin ninguna
tristeza que decirte. Dame un beso.

Asi; muy bien; perdoname, fui un loco;
tu me curaste; gracias; y ya puedo
saber lo que imagino y lo que toco.

En la herida que hiciste, pon el dedo;
¿Que si me duele? Si; me duele un poco,
mas no mata el dolor…No tengas miedo…